Ana San Gabriel

Science Group, Departamento de Comunicaciones Globales, Tokio, Japón
Empleado desde 1997

¿Cómo pasas tus vacaciones y cuáles son tus aficiones?

Amo el campo japonés. Durante las vacaciones, o visito lugares de Japón que no he explorado, o vuelvo a España para pasar tiempo con mi familia en Barcelona. A veces viajamos por España a lugares donde mi marido no ha estado.

Mi hobby es escribir. En 2018 publiqué una novela en español con financiación colectiva. Llevo un diario y de vez en cuando miro hacia atrás en mis viejos diarios para recordar momentos clave de mi vida. Encuentro que esto me mantiene conectado a tierra. Ahora estoy recopilando información de mis padres y abuelos para escribir sobre sus vidas y cómo sus experiencias nos impactaron a mí y a mis hermanas. Vivieron la Guerra Civil española y tuvieron que luchar para sobrevivir. Moldeó profundamente su carácter e, indirectamente, también el nuestro.

También me gusta salir a comer, descubrir nuevos restaurantes, fotografiar la comida y la naturaleza, aprender sobre diferentes culturas gastronómicas, especialmente la cultura gastronómica japonesa, y visitar museos. Mi madre era pintora y mi sobrino es diseñador de arte para la industria del cine, así que siempre busco cosas que creo que le pueden gustar.

¿Cuál fue el factor decisivo para elegir al Grupo Ajinomoto como su lugar de trabajo?

Conocí a mi primer jefe, el Dr. Kunio Torii, en la Universidad de Tokio, donde estaba investigando sobre la lactancia. El Dr. Torii tiene una personalidad muy carismática. En ese momento Ajinomoto Co. tenía una cultura laboral muy conservadora y centrada en Japón y buscaba ampliar los horizontes de su fuerza laboral. El Dr. Torii me explicó que la empresa estaba buscando investigadores extranjeros para trabajar en sus laboratorios. No sabía mucho sobre la empresa, sus productos ni nada sobre GMS, pero me gustó mucho el enfoque del Dr. Torii. A través de nuestras conversaciones, vi las muchas oportunidades que el trabajo podía ofrecerme. También tenía curiosidad por saber cómo podría evolucionar profesionalmente como investigador en una empresa japonesa. Pero fue un desafío abrumador.

Cuéntenos sobre su trabajo actual.

Ahora me encargo de establecer redes profesionales con profesores de la academia y con los mejores influencers en el campo de la nutrición, con el fin de incrementar la reputación de la empresa y la visibilidad de nuestros productos y actividades. En los últimos meses, me he estado comunicando activamente con personas influyentes y nuestros empleados en diferentes afiliados sobre nuestra Estrategia de Nutrición, que lanzamos el año pasado. A través de conferencias y seminarios web, los ayudo a transmitir nuestros mensajes prioritarios basados ​​en evidencia científica.

¿Qué hace que su trabajo sea valioso e interesante para usted?

Hablar de nutrición me hace sentir que realmente estamos marcando una diferencia positiva para la salud de los consumidores. He sido consciente de la importancia de la dieta desde que era pequeña porque mis padres eran naturalistas y siempre nos decían lo importante que es comer bien para una buena salud. Durante mis años en la universidad y luego en la escuela de posgrado, siempre tuve en mente la nutrición, la alimentación, la dieta y la salud.

¿Qué opina de la cultura corporativa y el entorno de trabajo actuales en su empresa?

La cultura corporativa dentro del Grupo Ajinomoto ha cambiado mucho en los últimos veinte años. Es como una empresa completamente diferente. Hubo muchos desafíos los primeros años, como las vacaciones muy cortas que me dificultaron viajar a España para ver a mi familia. Además, en esos días, como en otros lugares, había menos sensibilidad en torno a las cuestiones de género en el lugar de trabajo, especialmente en las ciencias. Sin embargo, ahora siento que la empresa está adoptando rápidamente condiciones laborales más razonables y una verdadera equidad de género. Es un gran entorno de trabajo para las mujeres.

Estoy muy agradecido por el apoyo que me brindó la empresa cuando estuve gravemente enfermo, y cuando tuve que tomarme un tiempo libre para cuidar a mi anciana madre en España, y también por poder trabajar desde casa durante la pandemia. Entonces yo diría que la cultura corporativa ha crecido y avanzado positivamente a lo largo de los años, volviéndose más humana. Espero que continúe por este camino.

¿Cuáles son algunas de las cosas más gratificantes de trabajar para el Grupo Ajinomoto?

Personalmente, todas las oportunidades que he tenido como investigador para aprender, conocer a los mejores científicos y especialistas en alimentación, participar en conferencias, publicar artículos, colaborar con otras instituciones de primer nivel y, por supuesto, hacer amistades memorables y para toda la vida con otros profesionales. En términos de trabajo, en 2007, publiqué un artículo sobre la presencia del receptor umami en el estómago, lo que me trajo mucho orgullo y satisfacción personal. También me preocupo mucho por mis colegas de nuestras filiales. Han sido una inspiración para mí en muchas ocasiones y un ácidoce de muchos éxitos felices. También me han permitido viajar por el mundo, desde la región de la ASEAN hasta Perú, Brasil, Estados Unidos y Europa. No importa a dónde vaya, mis colegas en cada país siempre se aseguran de que estemos seguros y podamos lograr nuestros objetivos.

Por favor, cuéntenos sobre cualquier objetivo o sueño futuro que le gustaría lograr en el Grupo Ajinomoto.

Creo que, con mi experiencia, puedo contribuir aún más a la orientación de la empresa hacia la nutrición al convertirme en un puente entre los nuevos avances en la academia y las actividades y productos de la empresa. Mantenerse al día con la ciencia de la nutrición es esencial para que Ajinomoto siga siendo una empresa líder mundial en alimentos y bebidas. Al basarnos en pruebas, podemos contribuir en gran medida a la salud de los consumidores y nuestros empleados.