"Cubo Nabe"

Cómo la tecnología transformó uno de los platos de invierno favoritos de Japón

Aportando un nuevo valor a la cocina cotidiana y un nuevo disfrute a la vida.

En Grupo Ajinomoto, estamos comprometidos a mejorar el disfrute de la vida cotidiana a través del sabor. Los condimentos son el pilar de nuestro negocio. Comenzamos examinando las necesidades y deseos de nuestros clientes, así como sus hábitos alimenticios.

Nuestra investigación ha llevado a una serie de nuevas ideas para los sazonadores, incluida una que cambió todo nuestro entorno de I + D. El concepto básico era crear un cubo pequeño que contuviera todos los ingredientes de caldo necesarios para nabe, la olla tradicional japonesa hecha de caldo y una variedad de verduras frescas, pescado y carnes. Esta simple idea generó un interés inmediato.

Un caldo completo en una sola porción.

Cuando realizamos encuestas de investigación de mercado, las reacciones al concepto de cubo fueron inesperadamente positivas, y la gente lo calificó de "conveniente" y "de gran ayuda". En ese momento, los sazonadores nabe estaban disponibles principalmente como concentrados embotellados o caldos listos para usar empacados en tres o cuatro bolsas del tamaño de una porción. Las bolsas eran inconvenientes, ya que tenían que usarse todas a la vez. Desde el principio, por lo tanto, el concepto de nuestro equipo de desarrollo era un cubo pequeño de una porción de ingredientes de caldo de nabe, lo que refleja la tendencia hacia la individualización y la diversificación en los estilos de alimentación. Para hacer el cubo, el equipo inicialmente esperaba adaptar la tecnología de producción de cubos sólidos utilizada para los cubos de consomé Ajinomoto KK, un líder establecido en el mercado.

La evolución de los convenientes y deliciosos cubitos de caldo de Ajinomoto

La tradición de la cocina nabe es saborear una deliciosa amalgama de sabores en un solo plato. El "Cubo Nabe" planteó un serio desafío. Se necesitan muchos ingredientes diferentes para crear el sabor rico y complejo. Si el caldo simplemente se condensaba y solidificaba en un cubo pequeño, tendía a desmoronarse. Si se incluyeron aditivos para mantener su forma, el cubo era difícil de disolver. Para empacar el complejo de sabor del caldo en un cubo, el equipo de desarrollo tuvo que hacer tres cosas difíciles: (1) usar ingredientes que brinden un sabor fuerte y profundo y un excelente postgusto; (2) lograr la fluidez previa a la granulación y la retención de la forma; y (3) asegurar una rápida disolución durante la cocción.

01. Disfrute que se profundiza y persiste

El objetivo era transformar un delicioso caldo de nabe, inherentemente líquido, en una forma sólida y compacta. Para lograr esto, cada ingrediente tenía que mantener un alto grado de funcionalidad. El equipo de desarrollo probó un nuevo caldo de sopa, entonces en desarrollo, que mejoraba mucho el sabor incluso cuando se agregaba en pequeñas cantidades. Al combinar este caldo con ingredientes que proporcionaron un cuerpo profundo y un complejo rico en sabores, pudieron crear un caldo con un sabor salado que comenzó en el instante en que entró en la boca, creció rápidamente a través del gusto robusto de sus extractos seleccionados, luego se demoró y maduró hasta que se tragó el caldo.

Percepción del tiempo y el gusto: en este gráfico, el eje horizontal representa el paso del tiempo desde el momento en que el caldo entra en la boca hasta el postgusto.

02. Suave antes de cortar, fuerte después de cortar

Originalidad en ingredientes, composición y proceso de producción.

Para garantizar que los contenidos del cubo se dispersen uniformemente, cada ingrediente debe tener un grado de fluidez como polvo. Por otro lado, el cubo necesitaba conservar su forma y resistir el desmoronamiento a lo largo de las etapas de manipulación y distribución. Para resolver estos requisitos de producción en conflicto, el equipo de desarrollo estableció una nueva tecnología de control de procesos.

03. Desintegración inducida internamente, disolución mejorada

La solidificación fuerte y estable del cubo contribuye al problema de la disolución lenta. Para superar este desafío, Ajinomoto empleó una nueva tecnología que crea una reacción de espuma cuando el cubo se pone en contacto con el agua, seguido rápidamente por la desintegración del cubo desde el interior a medida que el agua se calienta. El resultado final es la rápida disolución uniforme iniciada del "Cubo Nabe".

El "Cubo Nabe": valor concentrado para que sus comidas sean más inteligentes

"Nabe Cube" ha facilitado la vida de los cocineros. Es más liviano en la bolsa de compras con 7.3 g * en comparación con los caldos líquidos que pesan aproximadamente 180 g por porción. El formato de cubo de una sola porción facilita la preparación del caldo para cualquier ocasión, ya sea cenando solo o sirviendo una gran reunión. De esta manera y muchas más, el "Cubo Nabe" mejora la vida de las personas. Nuestra mayor recompensa es la satisfacción y el disfrute de nuestros clientes, lo que fomenta una mayor innovación.

¿Cómo cambiarán la preparación de alimentos y los gustos de los consumidores en la próxima década? ¿Qué necesitará realmente la gente? En Ajinomoto, nos esforzamos por crear nuevos productos de valor que se convertirán en una parte intrínseca de las culturas alimentarias de todo el mundo.