Comer para prevenir el deterioro cognitivo: lo que probablemente no sepa sobre la ingesta de proteínas

Tiempo de lectura: 5 minutos

En Japón, con su población que envejece, el número de personas que viven con demencia aumenta cada año. En 2012, según datos del Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar, esa cifra se situó en aproximadamente 4.6 millones. Para 2040, se estima que aumentará a más del doble a 9.5 millones, y para 2060 llegará aproximadamente a 11.5 millones. Además, debido al mayor aislamiento social y la falta de ejercicio debido a las restricciones de COVID-19, a muchos expertos en salud les preocupa que la pandemia global contribuya aún más a las tasas de deterioro cognitivo entre los ancianos.

Muchas personas temen los cambios en la salud cerebral relacionados con la edad. Sin embargo, hay pasos que se pueden tomar para ayudar a mantener el funcionamiento normal del cerebro. Por ejemplo, los científicos saben desde hace mucho tiempo que el DHA, un ácido graso esencial contenido en el pescado, es esencial para la salud del cerebro. Pero recientemente, otros nutrientes también se han relacionado con la función óptima de este órgano, por ejemplo, las proteínas. Los investigadores que estudian la relación entre la dieta y el cerebro han descubierto que las personas que consumen proteínas dietéticas óptimas tienen más probabilidades de preservar la salud del cerebro durante el envejecimiento.

La ingesta de proteínas disminuye con la edad y qué podemos hacer al respecto

¿Estamos obteniendo suficiente proteína? En 2020, el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar de Japón emitió estándares de ingesta dietética que incluían una ingesta diaria recomendada de proteínas de 60 g para hombres adultos y 50 g para mujeres adultas. Según el Informe de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de 2018 del propio ministerio, la ingesta media diaria de proteínas en Japón supera los niveles recomendados. Sin embargo, un análisis más detallado, que analiza la ingesta de proteínas en todos los grupos de edad, sugiere que hasta el 20% de los hombres y el 16% de las mujeres de entre 65 y 74 años pueden estar ingiriendo proteínas insuficientes. Además, ese porcentaje parece aumentar con el tiempo, con aproximadamente el 30% de los hombres y mujeres japoneses mayores de 80 años en riesgo de deficiencia de proteínas.

Por lo tanto, es importante tener en cuenta la ingesta de proteínas al planificar los menús. Si consume al menos 20 g de proteína por comida, alcanzará la ingesta diaria recomendada. Sin embargo, en el ajetreado mundo actual, muchas personas tienen problemas para encontrar tiempo para desayunar bien todos los días. Un análisis de la dieta japonesa publicado en Geriatría y Gerontología Internacional en 2018 encontró que las personas tienden a consumir menos proteínas en el desayuno y el almuerzo que en la cena.

Además de consumir más proteínas en el desayuno y el almuerzo, es una buena idea revisar tu dieta diaria y buscar formas de lograr una dieta más equilibrada y diversa. La carne, el pescado, los huevos y los productos lácteos y de soja son abundantes ácidos grasos de proteínas. Para comenzar, a continuación se muestra una receta que facilita la obtención de la proteína que necesita para comenzar bien el día.

Sopa de leche

El Grupo Ajinomoto, al liberar el poder de los aminoácidos, tiene como objetivo resolver los problemas alimentarios y de salud asociados con los hábitos alimentarios y el envejecimiento, y contribuir a un mayor bienestar para las personas en todo el mundo según nuestro mensaje corporativo “Comer Bien, Vivir Bien”.

Conozca nuestro enfoque de la ingesta de proteínas:


Historias que te pueden gustar